Suscribirse a Boletín

Traducir

Sobre Proyectotal

Mi foto
Estado de México, Mexico
La arquitectura es integral. Intervienen en ella distintas disciplinas, las cuales nos dedicamos a reunir para hacer de cada proyecto una experiencia total de diseño. Tomamos en cuenta todas las variables posibles para llegar siempre a la mejor solución.

Seguidores

viernes, 7 de diciembre de 2012

El reciclaje puede ser radical, pero con respeto



Por: Mariana Villavicencio Fernández

Aunque la intervención de un edificios históricos sea radical tiene que respetar la originalidad del inmueble.

Un recinto histórico puede sufrir una transformación radical y al mismo tiempo mantener el respeto por su originalidad y exaltar su dignidad, para recibir usos que jamás hayan sido siquiera imaginados durante su proyección y construcción.

Conforme pasan los años, un edificio puede conservar su vigencia o perderla, dependiendo de factores sociales, culturales, económicos, etcétera. Por el motivo que sea, si un recinto pierde su popularidad y queda en el abandono, entonces hay un problema que posiblemente nada tenga que ver con el inmueble en sí, sino con el uso que se le está dando.

Así pues, su actualización es la clave para integrarlo a la vida actual y contemporánea.

Para lograr dicha inserción es obligatorio dar paso a su rescate, por medio de una serie de procedimientos que varían según el tipo de intervención que vaya a realizarse, siempre con la intención principal de rescatar una obra arquitectónica y devolverle su vida útil.

El exconvento Agustino de Pátzcuaro, Michoacán, hoy la Biblioteca Pública Gertrudis Bocanegra, es un perfecto ejemplo de cómo el reciclaje arquitectónico puede potencializar el atractivo de cualquier servicio que éste ofrezca.


El recinto fue fundado en 1576, por Fray Juan Medina Rincón y destaca por albergar un mural (1941-1942) del arquitecto y pintor mexicano Juan O'Gorman. El inmueble se conservó en buen estado y funcionando hasta 1832, antes de que se suspendiera el culto religioso, tuviera varios usos y quedara en el abandono. Fue hasta 1936 cuando el templo fue destinado para ser el escenario de la nueva biblioteca pública local, inaugurada en 1938.


La historia del antiguo convento, sumada a su valor estético y artístico, hace de este recinto una verdadera joya arquitectónica que, de no haber sido habilitada para su propósito actual, probablemente se habría deteriorado del todo.


A diferencia de casos como el de la librería Boekhandel Selexyz Dominicanen, que posee un gran trabajo de diseño interior, que incluso la hizo acreedora al Premio de arquitectura interior Lensvelt en 2007 (ver más), la intervención en la Biblioteca Pública Gertrudis Bocanegra fue básicamente la restauración del edificio y del mural de O'Gorman. El mobiliario que se incorporó funciona bien para los propósitos de la biblioteca, pero no es parte integral del diseño; es decir, el proyecto de la biblioteca no alteró la estructura original del ex-convento ni ninguno de sus elementos.


A pesar de la sencillez de la transformación, no deja de sorprender la biblioteca pública de Pátzcuaro, la cual sin lugar a dudas resulta un sitio interesante de visitar.


Fotografías de Miguel Iniestra
Publicado por Revista Obras a Miércoles, 05 de diciembre de 2012 a las 10:00

1 comentarios:

Psic. Laura Fernández Torrisi dijo...

MUY BUEN ARTÍCULO!! FELICIDADES!!