Suscribirse a Boletín

Traducir

Sobre Proyectotal

Mi foto
Estado de México, Mexico
La arquitectura es integral. Intervienen en ella distintas disciplinas, las cuales nos dedicamos a reunir para hacer de cada proyecto una experiencia total de diseño. Tomamos en cuenta todas las variables posibles para llegar siempre a la mejor solución.

Seguidores

viernes, 7 de diciembre de 2012

La receta ideal 'para cocinar' una arquitectura gourmet

Cortesía de Sandra Blow Photography

Por: Mariana Villavicencio Fernández

La industria restaurantera encontró en el interiorismo una manera de diferenciar sus establecimientos y captar más clientes.

Ante el gran volumen de oferta que hay en la industria restaurantera es imprescindible destacar y permanecer en la memoria de la gente, por lo que es necesario un diseño sobresaliente que dé personalidad a su negocio. 

El punto de partida es identificar bien el giro del restaurante, es decir, qué tipo de comida se ofrecerá y a quién va dirigido e interpretar toda ésta información de manera creativa y coherente. Es común encontrar incongruencias entre el concepto del lugar y lo que ofrecen o a quién lo ofrecen. Por ejemplo, hay lugares que tienen mal planteado su target (público), lo que les resta puntos, a pesar de que el diseño es muy bueno (ver más).

En cuanto al estilo arquitectónico, fácilmente podemos relacionarlo con ciertas especialidades gastronómicas. Por ejemplo, un restaurante japonés suele ser minimalista, mientras que uno mexicano tiende a lo colorido y rústico. Éstos son clichés a los que nos podemos apegar, o bien, romper con ellos. La única condición es que la intención sea clara.

Una vez definido el estilo hay que diseñar todos los elementos que otorgan un carácter propio al recinto: servilletas, menús, manteles, uniformes, etcétera. Éstos, en conjunto forman la identidad corporativa del negocio.

Cortesía de Sandra Blow Photography

En materia arquitectónica consideramos tres factores primordiales:

Zonificación En un restaurante se distinguen distintos espacios que no necesariamente están separados ni delimitados físicamente. Por medio de desniveles, cambios de piso, plafones, alturas, muebles o iluminación, podemos otorgar propiedades particulares a los sectores.

Por ejemplo, el área de barra se distingue por estar expuesta, diferenciada únicamente con un escalonamiento, mientras que hay secciones más íntimas, con salas o taburetes individuales.

Diseño interior Tiene que ver con los materiales utilizados, los colores, la decoración y el mobiliario (diseño y disposición). Estos elementos son los que atribuyen un estilo, y definen la experiencia sensorial que viven los comensales y los vínculos que establecen con el lugar.

Ambientación Es todo aquello que crea una atmósfera de determinadas características. Las texturas y la iluminación son aspectos clave.

Por otro lado, tengamos presente que hay muchas especificaciones técnicas, normas de construcción, de mobiliario, de salubridad y de seguridad con las que se debe cumplir; y que parte de la aceptación de un restaurante, además de los factores anteriormente expuestos, es la calidad del servicio, tanto de la comida, como de la atención.

No sería posible lograr tales estándares si fuese complicado o impráctico desarrollar correctamente las labores propias del funcionamiento del local.

Entonces, la planificación del programa arquitectónico debe hacer hincapié tanto en las áreas para el público, como en las de servicio, es decir, cocina, almacenes, basura, cuartos de máquinas, limpieza, etcétera.

No cabe duda que actualmente el sector restaurantero constituye toda una especialidad dentro de la arquitectura, pues como ya hemos visto, muchos son los factores que deben contemplarse al abordar un proyecto de éste giro. Si nuestra propuesta es integral y cuida minuciosamente todas las recomendaciones expuestas será indudablemente exitosa.

Publicado por Revista Obras, a Viernes, 09 de noviembre de 2012 a las 10:00

0 comentarios: