Suscribirse a Boletín

Traducir

Sobre Proyectotal

Mi foto
Estado de México, Mexico
La arquitectura es integral. Intervienen en ella distintas disciplinas, las cuales nos dedicamos a reunir para hacer de cada proyecto una experiencia total de diseño. Tomamos en cuenta todas las variables posibles para llegar siempre a la mejor solución.

Seguidores

lunes, 1 de octubre de 2012

¿Hasta dónde llega el minimalismo?

Tomada de Flickr.com/Sean_Yoda_Rouse

(Por: Mariana Villavicencio)

OPINIÓN: La falta de creatividad por parte de los constructores y arquitectos parece haberse refugiado tras el término minimalista.

Últimamente el calificativo minimalista ha sido muy explotado. Ya no sólo hace referencia al famoso "menos es más" (Mies Van Der Rohe), sino que es usado para describir 'arquitectura' prácticamente en obra negra.



Existen casos donde difícilmente se puede encontrar elementos que indiquen la intervención de un arquitecto y que apuntan a que más que un estilo de diseño es la carencia del mismo.

Tomado de Flicr/MrVelocipede


Entonces es importante diferenciar entre un proyecto minimalista y uno simplemente perezoso.
El minimalismo refiere a la abstracción, a la reducción al mínimo esencial y al desuso de adornos y excesos.

Pero, ¿Hasta dónde llega el minimalismo?


Tengamos presente que el minimalismo es finalmente el resultado de un movimiento artístico que ha evolucionado con el tiempo y se ha adaptado a las condiciones actuales, y como tal, no debe perder de vista su importante parte estética, independientemente del enfoque particular que cada creador le dé.


Lo primordial es mantener una arquitectura sencilla sin dejar de lado el ingenio.



D House. Cortesía de panoramaarquitectos.com 

House Wing. Cortesía de anlstudio.com 


En los ejemplos anteriores, notamos la ausencia de recubrimientos, poco mobiliario, limpieza en las formas y sobriedad en los colores, materiales y texturas. Sin embargo, ya sea en los acabados, en la distribución interior o en la composición, se hace evidente que hubo una intención de diseño, pues uno o más detalles resultan interesantes, y permanecen dentro del contexto.

Éstas viviendas son muy distintas a la creciente moda de ‘amueblar bodegas’ y venderlas como 'arquitectura moderna'.

Es tarea del arquitecto explorar a fondo su obra y potencializar la imaginación, ya que omitir muros o dejar una habitación vacía no quiere decir minimalista. Es cierto que debe buscarse la simplificación y la practicidad, pero siempre con criterios novedosos que agreguen valor al producto final.


*Nota publicada en Revista Obras el Viernes, 28 de septiembre de 2012 a las 10:00


0 comentarios: